Zaragoza, ciudad humana

[Artículo de José Luís Saborido publicado en El Periódico de Aragón]

Del pueblo a la ciudad. El campo se despuebla y las gentes se concentran día a día, cada vez más, en el inmenso complejo de las ciudades, hasta el punto de que, en la década actual hemos visto cómo, por primera vez en la historia de la humanidad, viven más personas en las ciudades que en el mundo rural. Para el año 2050 se calcula que la población urbana constituirá el 70% del total de los habitantes del globo. En España, y desde hace tiempo, más de tres cuartas partes de la población se considera urbana. Aragón no es una excepción: la mitad de nuestra población vive en el área metropolitana de Zaragoza.

Pero, al mismo tiempo, la progresiva llegada desorganizada de las gentes –recordemos los barrios de chabolas de los años sesenta y setenta-, la industrialización y el sistema unidimensional que pone todo al servicio de la economía, hace que las ciudades, en general, se hayan ido deshumanizando en su proceso de crecimiento y tal vez lo sigan haciendo. El trabajo como necesidad y urgencia, las prisas, el progreso económico de la «sociedad del bienestar» (enferma hoy ya de malquereres) amenaza con deshumanizar la convivencia.

(seguir leyendo)